Dungeons and dragons 5e

Realizar un ataque

Si estás golpeando con un arma cuerpo a cuerpo, disparando un arma de alcance, o haciendo una tirada de ataque como parte de un conjuro, un ataque tiene una estructura simple.

  1. Elige un objetivo. Elige un objetivo dentro de tu rango de ataque: una criatura, un objeto o una ubicación.
  2. Determina modificadores. El DM determina si el obje-tivo tiene cobertura y si tienes ventaja o desventaja contra el objetivo. Además, los conjuros, habilidades especiales, y otros efectos pueden otorgar penalizadores o bonificadores a tu tirada de ataque.

  3. Resuelve el ataque. Realizas la tirada de ataque. Con un impacto, realizas la tirada de daño, a menos que un ataque en particular tenga reglas que especifiquen lo contrario. Algunos ataques causan efectos especiales además o en lugar del daño.

Si alguna vez hay duda sobre si lo que estás haciendo cuenta como un ataque, la regla es sencilla: si estás realizando una tirada de ataque, estás haciendo un ataque.

Tiradas de ataque

Cuando realizas un ataque, tu tirada de ataque determina si el ataque impacta o falla. Para realizar una tirada de ataque, lanza un d20 y añade los modificadores apropiados. Si el total de la tirada más los modificadores iguala o excede la Clase de Armadura (CA) del objetivo, el ataque impacta. La CA de un personaje se determina en la creación de personajes, mientras que la CA de un monstruo está en su bloque de estadísticas.

Modificadores a la tirada

Cuando un personaje realiza una tirada de ataque, los dos modificadores más comunes a la tirada son el modificador de característica y el bonificador de competencia del personaje. Cuando un monstruo realiza una tirada de ataque, usa cualquier modificador proporcionado en su bloque de características.

Modificador de Característica. El modificador de característica utilizado para un arma cuerpo a cuerpo es Fuerza, y el modificador de característica utilizado por un arma a distancia es Destreza. Las armas que posean las propiedades sutileza o arrojadiza rompen esta regla.

Algunos conjuros también requieren una tirada de ataque. El modificador de característica usado por un conjuro de ataque depende de la característica de lanzamiento de conjuros del lanzador, como se explica en el Capítulo 10.

Bonificador de Competencia. Añades tu bonificador de competencia a tu tirada de ataque cuando tu ataque use un arma con la cual eres competente, así como cuando ataques con un conjuro.

Resultados de 1 o 20

Algunas veces el destino bendice o maldice a un combatiente, causando que el novato impacte y que el veterano falle.

Si la tirada de d20 para un ataque es un 20, el ataque impacta independientemente de cualquier modificador o de la CA del objetivo. Además, el ataque es un impacto crítico, como se explica más adelante en este capítulo.

Si la tirada de d20 para un ataque es un 1, el ataque falla independientemente de cualquier modificador o la CA del objetivo.

Atacantes ocultos y objetivos

Los combatientes a menudo intentan escapar de la atención de sus enemigos tratando de ocultarse, lanzando el conjuro de invisibilidad, o acechando en la oscuridad.

Cuando atacas a un objetivo que no puedes ver, tienes desventaja en la tirada de ataque. Esto se cumple si estás adivinando la posición del objetivo o si tienes como objetivo a una criatura que puedes escuchar pero no ver. Si el objetivo no se encuentra en la posición que has atacado, automáticamente fallas, pero lo típico es que el DM sólo diga que el ataque ha fallado, no si has acertado la posición del objetivo.

Cuando una criatura no puede verte, tienes ventaja en las tiradas de ataque contra ella.

Si estás oculto —tanto sin poder ser visto como sin ser oído— cuando realizas un ataque, revelas tu posición cuando el ataque impacte o falle.

Ataques a distancia

Cuando realizas un ataque a distancia, tú puedes dispar un arco o una ballesta, puedes lanzar un hacha de mano, o de cualquier manera enviar proyectiles para impactar a un enemigo a distancia. Un monstruo podría disparar espinas de su cola. Muchos conjuros también implican realizar un ataque a distancia.

Alcance

Puedes realizar ataques a distancia sólo contra objetivos dentro de un alcance específico.

Si un ataque a distancia, como uno realizado con un conjuro, tiene un único alcance, no puedes atacar un objetivo más allá de ese alcance.

Algunos ataques a distancia, como aquellos realizados con un arco largo o un arco corto, tienen dos rangos. El número más pequeño es el alcance normal, y el más alto es el alcance largo. Tu tirada de ataque tiene desventaja cuando tu objetivo está fuera de tu alcance normal, y no puedes atacar un objetivo que esté más lejos de tu alcance largo.

Ataques a distancia en combate cerrado

Apuntar un ataque a distancia es más difícil cuando un enemigo está a tu lado. Cuando realizas un ataque a distancia con un arma, conjuro, o por algún otro medio, tienes desventaja en la tirada de ataque si estas a 5 pies de una criatura hostil que puede verte y no se encuentre incapacitada.

Ataques cuerpo a cuerpo

Acostumbrado en el combate mano a mano, un combate cuerpo a cuerpo te permite atacar un enemigo en tu alcance. Un ataque cuerpo a cuerpo normalmente usa un arma de mano como una espada, un martillo de guerra, o un hacha. Un monstruo típico realiza un ataque cuerpo a cuerpo cuando golpea con sus garras, cuernos, dientes, tentáculos, u otra parte del cuerpo. Algunos conjuros también implican realizar un ataque cuerpo a cuerpo.

La mayoría de las criaturas tienen un alcance de 5 pies y pueden atacar de ese modo a objetivos a 5 pies de ellos cuando realizan un ataque cuerpo a cuerpo. Ciertas criaturas (normalmente aquellas más grandes que las de tamaño Mediano) tienen ataques cuerpo a cuerpo con un alcance mayor a 5 pies, como se indica en sus descripciones.

Cuando te encuentras desarmado, puedes luchar cuerpo a cuerpo realizando un ataque desarmado, como se muestra en la tabla Armas del Capítulo 5.

Ataques de oportunidad

En una pelea, todo el mundo está constantemente atento a que los enemigos bajen la guardia. Rara vez puedes moverte de forma descuidada por delante de tus enemigos sin ponerte en peligro; hacerlo provoca un ataque de oportunidad.

Puedes realizar un ataque de oportunidad cuando una criatura hostil que puedas ver sale de tu alcance. Para realizar un ataque de oportunidad, usas tu reacción para realizar un ataque cuerpo a cuerpo contra la criatura que lo provoca. El ataque interrumpe el movimiento de la criatura que lo provoca, y tiene lugar justo antes de que la criatura abandone tu alcance.

Puedes evitar provocar un ataque de oportunidad realizando la acción de Retirarte. Además no provocas un ataque de oportunidad cuando te teletransportes o cuando alguien o algo te mueva sin usar tu movimiento, acción o reacción. Por ejemplo, no provocas un ataque de oportunidad si una explosión te lanza fuera del alcance de un enemigo o si la gravedad causa que caigas dejando atrás a un enemigo.

Pelea a dos armas

Cuando realizas una acción de Ataque y atacas con un arma ligera que estás sosteniendo en una mano, puedes utilizar una acción adicional para atacar con un arma ligera diferente de cuerpo a cuerpo que estés sosteniendo con la otra mano. No añades tu modificador de característica al daño del ataque adicional, a menos que dicho modificador sea negativo.

Si ambas cualquiera de las dos armas tiene la propiedad arrojadiza, puedes lanzar el arma, en lugar de realizar un ataque cuerpo a cuerpo con ella.

Presa

Cuando quieras apresar a una criatura o forcejear con ella, puedes usar la acción de Ataque para realizar un ataque cuerpo a cuerpo especial, una presa. Si eres capaz de realizar ataques múltiples con la acción Atacar, este ataque reemplaza uno de ellos.

El objetivo de tu presa no puede ser más de un tamaño mayor que tú y tiene que estar dentro de tu alcance. Usando al menos una mano libre, intentas apresar el objetivo reali-zando una tirada de presa, una prueba de Fuerza (Atletismo) enfrentada a prueba de Fuerza (Atletismo) del objetivo o una prueba de Destreza (Acrobacias) (el objetivo elige qué carac-terística usar). Si tienes éxito, sometes al objetivo a la condición de apresado (consulta el Apéndice A). La condición especifica qué situaciones la terminan y puedes soltar al obje-tivo cuando tú quieras (no es necesaria ninguna acción).

Escapar de una presa. Una criatura apresada puede usar su acción para escapar. Para hacerlo, debe tener éxito en una prueba de Fuerza (Atletismo) o Destreza (Acrobacias) enfren-tada a tu prueba de Fuerza (Atletismo).

Mover una criatura apresada. Cuando te mueves, puedes arrastrar o llevar a la criatura apresada contigo, pero tu velocidad se ve reducida a la mitad, a menos que la criatura sea dos o más tamaños más pequeña que tú.

Empujar a una criatura

Usando la acción de Ataque, puedes realizar un ataque cuerpo a cuerpo especial para empujar a una criatura, tanto para apartarla de ti como para derribarla. Si eres capaz de realizar ataques múltiples con la acción de Ataque, este ataque reemplaza a uno de ellos.

El objetivo de tu empujón no debe ser más de un tamaño mayor que tú, y debe estar dentro de tu alcance. Realiza una prueba de Fuerza (Atletismo) enfrentada a la prueba de Fuerza (Atletismo) o Destreza (Acrobacias) (el objetivo elige la Característica a usar). Si ganas la prueba enfrentada, o bien derribas el objetivo o lo empujas a 5 pies de ti.

© 2022 Now You Roll. All rights reserved

Wizards of the Coast, Dungeons & Dragons, and their logos are trademarks of Wizards of the Coast LLC in the United States and other countries. © 2022 Wizards. All Rights Reserved.