Bahamut, el dios dragón

Bahamut es el dios dragón de la justicia y subordinado de Ithar, Dios de la Ley. Es un dios de los dragones buenos, metálicos, sabios e iluminados. Enseña la justicia templada por misericordia y castigo.

Su forma natural es la de un dragón de platino, el único de su especie según muchos y eterno rival de su hermana Tiamat, reina de los dragones cromáticos.

En las tradiciones de los antiguos dragones de oro, se cree que Bahamut es el hijo de Lendys (dios dragon de la justicia y el juez de los dragones) y Tamara (la diosa dragona de la vida, misericordia y el perdón). Aunque mitos de Abeir reclaman que Bahamut y Tiamat nacieron del cuerpo dividido de Io (Asgorath) el dios dragón de la creación.

Descripción

Es un dragón de platino enorme, de aproximadamente 55 metros de largo y una cola del mismo tamaño que su cuerpo. Tiene escamas de platino más duras que cualquier escudo que brillan con un pequeño resplandor azul.

Cuando quiere viajar por el mundo mortal, suele tomar la apariencia de un humano viejo o un semihumano vestido con ropajes humildes seguido por 7 canarios.

Reino

Algunos mitos reclaman que Bahamut posee una gran fortaleza en algún lugar “detrás del viento del este” y muchos estudiosos creen que se encuentra en el Plano Elemental de Aire. Otros creen que su palacio se encuentra “detrás del viento del norte”, dando lugar a su título “El Señor del Viento del Norte”. Aún así, el palacio de Bahamut realmente se encuentra en el Plano Celestia.

Actividades

Bahamut ha pasado la mitad de su tiempo viajando por el Plano Material de muchos mundos en su forma humana de anciano. Sin ningún tipo de propósito, iba de un lado a otro aportando consejo, información y asistencia a los viajeros que encontraba en los caminos. Intentando siempre evaluar la valía, vista desde unas lentes de justicia, nobleza y honor, de todos los viajeros con los que se topaba. 

Cuando Bahamut asume su forma humana, suele ir acompañado de 7 gran Wyrms de oro, polimorfeados en canarios, siempre listos para atacar a cualquiera lo suficientemente estupido como para poner en peligro a su Dios.

Pasa el resto de su tiempo en su palacio en Celestia. Clérigos y Paladines de alineamiento bueno suelen hacer peregrinaje a su castillo, buscando recibir las bendiciones del Dragón de Platino.

Bahamut siempre se fija en las maquinaciones de Tiamat, y nunca interfiere en los asuntos mortales a no ser que sus acciones detengan los planes malvados de su hermana. Cuando se enfrenta a ella, toma las acciones necesarias para parar su influencia y arreglar cualquier daño que haya causado.

Bahamut no es capaz de darle la espalda a una criatura buena que tenga necesidad. Pero prefiere ayudar de forma más indirecta, como dando consejos o información útil, un refugio a salvo o sanación y refuerzo.

Poderes

Bahamut tiene desdén al combate, y prefiere hablar a sus oponentes y convencerlos de que se rindan usando sus habilidades diplomáticas legendarias. Habla muchos idiomas incluyendo el Dracónico, Celestial, Aurano y el Común, aunque tiene la capacidad de hablar con cualquier criatura inteligente gracias a su telepatía receptiva siempre presente.

Aunque no le gusta combatir, es capaz de defenderse fácilmente. Además de los poderes estándar y sentidos divinos de una deidad de su rango, junto con sus habilidades naturales por ser un dragón anciano, aquellos que lo han visto combatir dicen que tiene dos armas de aliento. Una es un poderoso cono de frío y el otro un vapor que transforma a sus enemigos en formas gaseosas. Tiene un tercer ataque especial que se trata de su rugido, tan poderoso que es capaz de desintegrar criaturas y objetos dentro de un rango de 30 metros. Si usa este rugido contra criaturas más poderosas, el rugido los dejaría permanentemente sordos a aquellos que no se conviertan en polvo. Encima de todo eso, es más poderoso que cualquier dragón mortal y es respetado por conocer todos los conjuros arcanos y divinos.

Bahamut también es capaz de ver lo invisible y respirar debajo del agua de manera indefinida. Pudiendo usar sus poderes de manera normal bajo el agua.

Aspectos

Bahamut es capaz de crear aspectos de sí mismo de un sacrificio voluntario proveniente de un poderoso dragón metálico seguidor de Bahamut. Mientras el dragón muere durante el ritual, el nuevo aspecto de Bahamut recuerda toda su vida anterior y es completamente ligado a la voluntad de Bahamut para siempre. A diferencia de los aspectos divinos de otros dioses, los aspectos de Bahamut no son extensiones de su ser, sino criaturas independientes y por ello son menos poderosos que los avatares normales de Bahamut.

Bahamut odia hacer aspectos de esta forma ya que prefiere que sus seguidores sigan permaneciendo dragones antes que sacrificarse a sí mismos. Pero en alguna ocasión, pidió a algunos de sus más fieles seguidores que lo hicieran cuando era necesario, para convertirse en un guardián con tiempo prácticamente ilimitado, o para perseguir entidades malvadas demasiado poderosas para sus seguidores mortales.

Los aspectos de Bahamut son valientes y sorprendentemente inteligentes en combate, que no le importan nada más para su continua existencia, lo que los convierte en enemigos poderosos y temibles. Son peores que los dragones mortales gracias a su ira calculada y perspicacia en combate. Los aspectos de Bahamut combaten hasta la muerte a no ser que su existencia sea más importante a nivel táctico en cualquier enfrentamiento. Aún así, los aspectos de Bahamut siempre intentan arreglar las cosas mediante la diplomacia, aunque lo hacen siempre desde posiciones de superioridad por ser representantes del Dragón de Platino.

Dogma

El dogma de Bahamut está basado en la justicia, nobleza, protección y honor. Enseñó a sus seguidores a mantener siempre los ideales mayores de honor y justicia; a ser constantemente vigilantes en contra del mal, y oponerlo por todos los flancos, y por último a proteger al débil, liberar a los oprimidos y defender el orden. Bahamut defiende una “justicia mayor” que incluye combatir contra el mal y derribar los regímenes opresores. También gusta recompensar la fuerza de voluntad y propósito en sus seguidores.

Sus adeptos dragones siguen el Codigo Ptariano, un código dracónico de honor creado por el dragón de oro Ptaris en el pasado. Originalmente con la intención de servir como código de conducta para los lores que atendieran al Rey de la Justicia, el Código Ptariano fue acogido por muchos dragones de oro y plata.

El Código Ptariano es similar al código posteriormente adoptado por las órdenes de caballeros humanos. Los mayores preceptos son:

  • Justicia y bien sobre todas las cosas
  • Honor y fidelidad al Rey.
  • Honor y respeto a la inocencia justa.
  • Honor y deber al Equilibrador (Lendys), a Su Misericordia (Tamara), y al Justiciero (Bahamut)
  • Honor y protección a las razas menores
  • Honor y corrección a los enemigos de la justicia y el bien
  • Honor y dominio sobre ti mismo.

Ritos

Los seguidores de Bahamut y su clero no tienen rituales formales ni ceremonias. Aquellos que siguen al Dragón de Platino creen en la filosofía de “reza mediante tus hechos”. La única actividad que es considerada como algo parecido a un ritual es el Rito del Renacimiento, que es el proceso mágico en el que aquellos humanoides que no son dragones se transforma en un dracónidos.

Últimas entradas de «Comienza tu aventura»

Guía de pícaro (DnD 5E)

Guía de pícaro (DnD 5E)

Así que quieres jugar un pícaro, ¿no? Este artículo contiene justo lo que necesitas para poder hacerte la construcción de personaje a tu manera.

Guía de mago (DnD 5E)

Guía de mago (DnD 5E)

Así que quieres jugar un mago ¿no? Este artículo contiene justo lo que necesitas para poder hacerte la construcción de personaje a tu manera.

Guía de druida (DnD 5e)

Guía de druida (DnD 5e)

Así que quieres jugar un druida, ¿no? Este artículo contiene lo que necesitas para poder hacerte la construcción de personaje a tu manera.

Volver a «Sección para jugadores»

© 2022 Now You Roll. All rights reserved

Wizards of the Coast, Dungeons & Dragons, and their logos are trademarks of Wizards of the Coast LLC in the United States and other countries. © 2022 Wizards. All Rights Reserved.